Revista Puerta de Embarque

Futuroscope, una experiencia para los cinco sentidos

By on julio 5, 2018

Edificios futuristas, ciencia y la tecnología más puntera es lo que encontramos tras las puertas de Futuroscope, el segundo parque de atracciones más importante de Francia. Este año, además, tiene una novedad principal: “Sebastien Loeb Racing Xperience”, una simulación, mediante realidad virtual, que permite conducir junto al piloto francés.


Cuando Futuroscope abrió sus puertas en 1987 lo hizo con una misión clara: acercar el futuro a los visitantes. Con 30 años de historia y situado a las afueras de Poitiers, Futuroscope es mucho más que un parque de atracciones al uso. Es un parque temático donde las lanzaderas o montañas rusas desaparecen para dejar paso a impresionantes edificios de lo más futuristas que encierran sensacionales atracciones.

 


La magia de Futuroscope reside en su poder de provocar sensaciones. Su tecnología 3D, 4D o 5D es capaz de crear efectos tan reales como gotas que caen del cielo cuando llueve en la pantalla, frío gélido al atravesar Groenlandia e, incluso, un olor a pino que invade la sala al sobrevolar un bosque.
La simulación es otro de sus puntos fuertes. “La máquina del tiempo”, “Arthur, la aventura 4D” o “La Vienne dynamique” son algunos ejemplos. Aunque se permanece sentado en todo momento, la sensación de volar, montar en un tren o conducir un coche es muy parecida a la real, gracias a que todos los movimientos y técnicas multisensoriales se sincronizan con la proyección.

“Sebastien Loeb Racing Xperience”
En la línea de las simulaciones se encuentra la gran novedad de 2018: “Sebastien Loeb Racing Xperience”, una experiencia de inmersión única en el mundo hecha a medida mediante la realidad virtual 5D. Se trata de un tipo de tecnología que permite al espectador introducirse en el coche del piloto francés para conducir junto a él por trepidantes carreteras y senderos. Los movimientos se sincronizan con la acción, incluyendo efectos como el humo de los derrapes o el viento. El resultado: una apasionante carrera en la que es posible observar en todo momento al piloto y todo lo que le rodea gracias a la visión de 360 grados.
Asimismo, adelantando las futuras novedades, la primera montaña rusa llegará a Futuroscope en 2020.

Futuroscope y su función pedagógica
Uno de los principales objetivos que Futuroscope ha mantenido a lo largo de los años es su misión pedagógica. Con este fin se ha incorporado el documental “Thomas Pesquet, una mirada al universo”, proyectado en la pantalla más grande de Europa, el Kinemax, con una calidad 4K. La historia muestra la vida de este astronauta francés, su día a día y todas sus aventuras durante su inmersión en el espacio.
Además, como novedad, este año se ha inaugurado el “Drone Academy”, un original espectáculo que mezcla humor y tecnología a cargo de 15 pilotos de drones.

Un parque para toda la familia
Futuroscope está pensado para pasar un día en familia. Su espacio infantil está diseñado para los más pequeños de la casa, con zonas de juego, atracciones y mascotas animadas como los Rabbids o personajes de Ice Age, que interactúan y se fotografían con los niños. Además, el parque también ofrece espectáculos, el más singular, “La fuerza de las estrellas”, un show diseñado por el Circo del Sol y que se desarrolla sobre el lago principal cada noche.

 

Los alrededores
El parque de ocio nació con el objetivo de lanzar económicamente la provincia de La Vienne. Bajo la marca “La Vienne, el país de Futuroscope” se ofrece un conjunto de 15 impresionantes atracciones que combinan naturaleza, aventura, cultura y patrimonio.
A una hora de Poitiers se encuentra la “Village Flottant de Pressac”, una villa con 20 cabañas de madera que flotan sobre el agua. Toda una innovación ecoturística única en Europa donde es posible disfrutar de la flora y fauna.


Otro atractivo es el “Vallée des Singes”, el auténtico planeta de los simios. Con 400 ejemplares en total libertad, es el único parque en Francia con 30 tipos diferentes de primates, lo que supone el territorio más grande de monos de toda Europa. “El Planeta de los Cocodrilos”-con 200 especies de cocodrilos, caimanes y otros reptiles acuáticos- y los espectáculos de águilas en Chauvigny completan la oferta natural y animal de La Vienne.
En un viaje con pareja o amigos, una parada indispensable es la ciudad medieval de Chauvigny, una localidad que domina el valle de La Vienne y seduce a los visitantes con la riqueza de su patrimonio arquitectónico.
Por último, no hay que olvidar la capital de la región de Nueva Aquitania, Burdeos, ubicada a poco más de una hora en tren de Poitiers. A esta ciudad se la conoce como “el pequeño París” y la comparación no es para menos: sus grandes avenidas y fachadas recuerdan a los bulevares de la capital. Además, esta ciudad también está atravesada por un gran río -el Garona-, que le dotó de una gran actividad portuaria en épocas coloniales.


La Plaza de la Bolsa, el Gran Teatro, la Catedral o el Puente de Piedra son algunos de los monumentos que se pueden encontrar en un paseo por el centro. La oferta turística de Burdeos se completa, desde 2016, con la Cité du Vin, un peculiar y moderno edificio dedicado íntegramente a una de las delicias de la gastronomía francesa: el vino. La Cité du Vin incluye 19 espacios temáticos que recorren la tradición enológica a lo largo de los siglos, culturas y civilizaciones.

About Redacción Puerta de Embarque

Debes estar registrado para escribir un post Login