Revista Puerta de Embarque

León, manjar de reyes

By on noviembre 28, 2017

La ciudad de León se proclama Capital Española de la Gastronomía 2018 y lo hace bajo el lema “Manjar de Reyes”. Sin duda, una oportunidad única para exhibir todas las exquisiteces gastronómicas que la han hecho merecedora de este gran reconocimiento.

Y es que a la capital méritos no le faltan: tres denominaciones de origen (Vinos del Bierzo, Vinos Tierra de León y Manzana Reineta) que, junto a sus nueve Indicaciones Geográficas Protegidas (Cecina, Botillo, Alubia de la Bañeza, Pimiento del Fresno y Lenteja de Tierra de Campos), forman la combinación perfecta para cautivar a los paladares más exigentes. A su amplia y variada oferta gastronómica hay que sumar también sus cinco Marcas de Garantía (Castaña del Bierzo, Cecina de chivo, Puerro de Sahagún y Pera Conferencia del Bierzo), grandes placeres que unidos a su increíble patrimonio histórico y cultural convierten a León en la ciudad idílica para perderse.

Nadie puede pasar por la capital leonesa sin disfrutar del tapeo, la esencia y alterne de la ciudad. Sus numerosos bares y restaurantes generan un ambiente cálido y festivo que llama la atención de todos los viandantes. Estos locales se aglutinan en su mayoría en el casco histórico de la ciudad, punto estratégico de la capital gastronómica. Una vez allí, podemos disfrutar de dos zonas divididas por la Calle Ancha: el Barrio Húmedo y el Barrio Romántico.


El primero y más famoso es de visita obligada. En él conviven tanto jóvenes como mayores que buscan deleitarse con los mejores vinos y tapas que sirven sus bares y tabernas. Se trata de pequeños rincones llenos de historia donde se pueden saborear los bocados más tradicionales, desde la morcilla casera y las croquetas rellenas de setas hasta la “cazuelina” de legumbres, siempre con el toque más familiar.


El Barrio Romántico, también conocido como “Barrio del Cid”, representa la otra cara de la gastronomía leonesa, caracterizada por los sabores más novedosos y vanguardistas. Sus cervecerías y restaurantes apuestan por la cocina de alto nivel con un carácter más cosmopolita. Ideal para probar las típicas sopas de ajo, un buen plato de comida oriental o, incluso, fusiones inesperadas donde el pulpo a la gallega y la cecina ligan a la perfección.
Productos propios de gran potencial, formando un exquisito mantel de escaparate que no dejará indiferente a nadie. Un antes y un después para la Capital Gastronómica, la cual se convertirá en el principal deseo de todos los amantes de los grandes placeres de la vida.

Boñar y sus Nicanores

Todo comenzó en 1880, cuando Nicanor Rodríguez creó un maravilloso dulce elaborado por finas y delicadas capas de hojaldre, con el que a todos los lugareños se les caía la baba. Lo que no sabía es que los Nicanores se convertirían en uno de los elementos gastronómicos más característicos de León.Hoy en día Boñar recibe a un gran número de turistas que acuden al pueblo en busca de este típico dulce y terminan quedándose a pasar unos días, embelesados por su gran belleza y el patrimonio cultural que posee.

Y es que, como dice su típica jota, “Dos cosas tiene Boñar que no las tiene León, el maragato en la torre y en la plaza el negrillón”. Se trata de los dos grandes símbolos del pueblo leonés: un hombre de madera que se encarga de activar las campanas de la iglesia de San Pedro desde 1925 y un árbol grande y robusto del siglo XVI cuyo tronco, pese a estar ya seco, representa la historia del pueblo de Boñar.Si visitas Boñar, no te puedes perder:- Dar un paseo por El Soto – Asistir a una partida de bolos o lucha leonesa – Descender el río Porma  – Hacer senderismo hasta Pico Cueto- Beber las aguas medicinales de la Fuente de la Salud – Cruzar el Puente Viejo- Visitar el Museo de la Fauna Salvaje

About Redacción Puerta de Embarque

Debes estar registrado para escribir un post Login