Revista Puerta de Embarque

República Dominicana, casarse en el paraíso

By on diciembre 18, 2015
La mayoría de las parejas que deciden dar el paso de casarse desean convertir ese momento en uno de los mejores recuerdos de su vida. Acertar con el lugar de la boda y el destino de la luna de miel es crucial… Y, ¿qué mejor lugar para un acontecimiento así que el propio paraíso?

bodas_rep_dom_1

Pues bien, República Dominicana es uno de esos lugares en la tierra que se nos antojan una réplica del mismísimo paraíso. Un clima excepcional, increíbles playas de todas las tonalidades azules y turquesas que quepa imaginar y blanca arena, arrecifes coralinos para bucear, cascadas, cuevas y montañas para descubrir una vegetación exótica y exuberante… La naturaleza ha sido generosa con este país, que ocupa dos tercios de la isla La Española, descubierta por Cristóbal Colón en el primero de sus viajes al Nuevo Mundo.

Juntar boda y luna de miel en un único destino es factible en República Dominicana, tanto para los que soñaron con una boda en la playa como para aquellos que prefieran celebrar su matrimonio en una iglesia histórica de la Ciudad Colonial de Santo Domingo o en alguno de los hermosos balnearios de Puerto Plata, Samaná, Punta Cana, La Romana, Juan Dolio y Boca Chica. Este país caribeño cuenta con experiencia sobrada en la organización de uniones matrimoniales, promoviéndose la facilitación de los trámites desde la propia Administración, y también desde el sector turístico.

De hecho, numerosos hoteles ofrecen paquetes especialmente diseñados para todos los gustos y presupuestos, para ceremonias íntimas o con muchos invitados y grandes familias. En estos establecimientos ha emergido la figura del ‘planificador’, un profesional que se ocupa de ayudar y guiar a los novios para que todo salga a pedir de boca. Desde el lugar exacto de la boda, al maquillaje y el peinado de la novia, las flores, el banquete, la tarta… hasta la tramitación legal.

rep_dom_4

El planificador suele ocuparse de que todos los documentos remitidos por la pareja se procesen correctamente y lleguen a las entidades pertinentes. En el caso de las bodas religiosas por la Iglesia Católica Romana no existe la posibilidad de una ceremonia en la playa porque los sacerdotes no las ofician. Pero sí es posible celebrar la boda en complejos turísticos y, por supuesto, en iglesias; entre los templos más demandados por los turistas para estos menesteres están la iglesia de San Estanislao en Altos de Chavón, la parroquia Jesús Maestro en Punta Cana, la basílica de Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey, la catedral de San Felipe en Puerto Plata.

Una luna de miel irrepetible

República Dominicana es un destino que sorprende y por eso es aconsejable desechar los tópicos. Es decir, que sol y playa, sí, pero también un turismo de naturaleza y una oferta cultural, gastronómica y de ocio para disfrutar el doble en pareja. Hacer de la luna de miel la experiencia romántica que cualquier pareja espera es sencillo con el abanico de posibilidades que brinda República Dominicana. Desde las hermosas playas de Punta Cana y Bayahibe, al lujo de la Romana, la historia y el romanticismo colonial de la capital, Santo Domingo, o la naturaleza cautivadora de Samaná.

bodas_rep_dom_2

Es buena idea repartir el tiempo entre las distintas zonas del país, escogiendo en función de aquello que más nos atraiga. Para los amantes de la historia, revivir la llegada de los españoles constituirá una visita realmente interesante, recorriendo la Ciudad Colonial, la primera establecida en el Nuevo Mundo, por Bartolomé y Diego Colón, y que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Muchos edificios datan del siglo XVI y algunos albergan museos, testimonio de la historia de América y de España. También en Puerto Plata es posible seguir las pistas de la llegada de los españoles, haciendo parada en la Fortaleza de San Felipe, bastión levantado frente al mar en 1541, y luego “avanzando” en el tiempo en un paseo por el corazón de la ciudad para admirar las casas de estilo victoriano, de los siglos XIX y XX.

bodas_rep_dom_3

Los que quieran disfrutar de la naturaleza deben anotar en su agenda de lugares de imprescindible la Cueva de los Tres Ojos, cavidad abierta de piedra caliza con cuatro piscinas naturales habitadas por peces y tortugas, y también la Reserva Ecológica de Punta Cana, un vergel con más de 500 especies de plantas exóticas en el interior de bosques tropicales. Para rematar la visita a la Reserva Ecológica, nada mejor que un refrescante baño en una de las 11 lagunas del Parque Ecológico Ojos Indígenas.

rep_dom_3

Más información

Turismo de República Dominicana: www.godominicanrepublic.com

El portal Atrápalo ofrece una variada selección de viajes a República Dominicana:

http://www.atrapalo.com/viajes/republica-dominicana_d588.html

About Mari Cruz Marina

Debes estar registrado para escribir un post Login