Revista Puerta de Embarque

República Dominicana, soñar despierto

By on febrero 5, 2018

Tendrás que pestañear dos veces con fuerza cuando llegues a la capital de República Dominicana para comprobar que, efectivamente, es real. Y es que no puedes visitar la isla sin descubrir el bello escenario que nos regala Santo Domingo, la primera ciudad del Nuevo Mundo.

Situada sobre el mar Caribe, en la desembocadura del río Ozama, fue fundada por don Bartolomé Colón en 1496. Desde entonces, nadie se ha resistido a recorrer sus calles para disfrutar de un paseo de ensueño lleno de ritmo, cultura y sabor.

SUMÉRGETE EN LA CIUDAD COLONIAL
Visitar la Ciudad Colonial es como retroceder en el tiempo, ya que conserva en perfecto estado elementos de gran valor histórico y cultural que forman parte de su pasado. Reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la “Zona Colonial” tiene una superficie de tan sólo 3 km2, pero es indispensable reservar al menos un día para deleitarse con esta maravilla llena de vida. Su constructor, Nicolás Ovando, dotó a la ciudad de pequeñas calles adoquinadas que, unidas a sus centenarias fachadas, convierten nuestro paseo en un constante descubrimiento. Una de las grandes joyas arquitectónicas del recorrido es su catedral de piedra caliza, la cual presenta una curiosa mezcla arquitectónica de los estilos Gótico y Barroco.

Estos matices se pueden apreciar en sus tres puertas, todas ellas conectadas con diferentes enclaves de la ciudad: la Plaza de los Curas, el Parque Colón y la Plaza Mayor. En su interior llaman la atención las diferentes lápidas pertenecientes a importantes personalidades de la época colonial, donde también se encontraban los restos de Cristóbal Colón hasta que fueron trasladados al Faro realizado en su honor.


En el área próxima a la catedral tropezamos con otros grandes atractivos turísticos como el Alcázar de Colón, el Museo de las Casas Reales o la casa de Nicolás Ovando, que actualmente alberga un lujoso hotel donde se celebran los acontecimientos más relevantes de la ciudad. Además, los más aventureros tendrán la posibilidad de visitar “The Colonial Gate 4D Cinema”. Allí podrán transportarse a 1586 para vivir en primera persona la invasión del corsario Francis Drake, al mismo tiempo que esquivan las bolas de los cañones y los filos de las afiladas espadas. Sin duda, una experiencia increíble que hará subir tu adrenalina. Pero nadie puede abandonar la Ciudad Colonial sin caminar hasta el Malecón. La brisa del mar y las espectaculares vistas al Caribe te acompañarán durante todo el paseo.

DÉJATE CAUTIVAR POR SU RITMO Y SABOR
La ciudad de Santo Domingo se ha convertido en la cuna gastronómica de República Dominicana. Su infinidad de bares y restaurantes están constantemente reinventándose para ofrecer diferentes manjares. Todos ellos son fruto de una mezcla de sabores españoles, latinos y africanos que dan lugar a los ya típicos “platos criollos” como el sancocho (elaborado con una selección de carnes y verduras, que deriva del cocido español), el mangú (típico puré de plátano verde que no puede faltar en ningún desayuno), la bandera (compuesto por los tres ingredientes más comunes de la isla: el arroz, las habichuelas y la carne guisada) o el chivo guisado (uno de los platos más característicos de República Dominicana).


La mayoría de los restaurantes se encuentran en el Polígono Central, el Malecón, el Barrio Chino y la Ciudad Colonial, donde ya conviven las especialidades dominicanas con las caribeñas, francesas, españolas, italianas y asiáticas. Algunos locales ideales para saborear los mejores bocados tradicionales son el restaurante Jalao, el Buche´ Perico o el Pat’e Palo. El mejor postre será dar un paseo por sus iluminadas calles, donde conviven la alegría de sus gentes con los ritmos latinos del momento. Será muy difícil terminar la noche sin aceptar un baile al son de sus tambores.

LA CAPITAL ESTÁ DE MODA
Santo Domingo, lo tiene todo. Se trata de la ciudad perfecta para ir de “shopping”. Su infinidad de puestos y tiendas ofrecen artículos de gran calidad a precios asequibles. Los más demandados son las guayabas de lino, las carteras o cinturones de cuero y su joyería de ámbar; sin olvidar su producto estrella, el cacao, cuyo aroma y sabor le convierten en el souvenir perfecto. Hay muchas variedades, así que es recomendable visitar la atracción Ka Kow Experience, donde además de conocer su historia y todo el proceso de elaboración, podrás degustarlo en sus diferentes formas (el grano, la manteca y el cacao).
Además, los estilismos de los grandes diseñadores dominicanos se han convertido, actualmente, en el gran reclamo de la ciudad. Y es que la pasarela Dominicana Moda es considerada una de las grandes fiestas del país, a cuyos desfiles asisten importantes celebridades internacionales. El éxito de Óscar de la Renta ha servido de ejemplo a grandes diseñadores como Arcadio Díez, Jenny Polanco, Leonel Lirio o Cosita Linda. Podemos decir entonces que la ciudad de Santo Domingo no sólo es conocida por su patrimonio, sus playas y su gastronomía, sino también por haberse convertido en uno de los referentes del panorama internacional de la moda.

About Sara Diez

Debes estar registrado para escribir un post Login