Revista Puerta de Embarque

Roma, un cóctel de antigüedad y vanguardia

By on noviembre 29, 2017

Histórica, cultural, eterna, romántica, bella, cosmopolita… Roma, la que una vez dominó el mundo, recibe infinidad de adjetivos que alaban la ciudad que fue y que es. A lo largo y ancho de toda la capital italiana nos podemos encontrar con numerosos rincones que la convierten en un inmenso museo al aire libre.

Viajamos para conocer este gran monumento que es Roma, a través de siete pistas imprescindibles que nos ayudarán a hacer un boceto turístico de la ciudad. Como no puede ser de otra forma, comenzamos el periplo por el que un día fue el centro del Imperio Romano, lugar de encuentro y de luchas entre gladiadores y fieras: el Coliseo. Sus más de 2.000 años, su buen estado y dimensión le hicieron ser considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Y no es para menos.

Destacan su fachada externa, con una altura de 48,5 metros –quizás una de las más fotografiadas del mundo–; sus arcos con semicolumnas de estilo dórico, jónico y corintio y las galerías subterráneas visibles, que un día estuvieron cubiertas por arena y donde los luchadores esperaban su turno para demostrar su habilidad en la lucha ante los 50.000 espectadores que acogía.

Junto a él se encuentra el lugar donde Rómulo fundó Roma y desde donde la ciudad comenzó a ser construida: el Monte Palatino. En él, Situado a unos 50 metros de altura del Foro Romano podemos encontrar yacimientos arqueológicos que datan del año 1000 a.C., algunos de ellos en muy buen estado. Desde este lugar, además, se pueden tomar algunas de las mejores instantáneas del Coliseo.

No muy lejos también se puede visitar el Circo Máximo. Aunque muchos no recomiendan su visita, merece la pena pasear por el campo herbáceo que forma hoy en día, para impresionarse con las dimensiones del mismo e imaginarse las carreras y peleas que tenían lugar en el mismo.

Muy cerca hallamos un símbolo más actual, con apenas 100 años de existencia: el Monumento a Víctor Manuel II o Il Vittoriano, en conmemoración de este rey y de la ciudad de Roma. Merece la pena visitarlo por dentro y acceder en ascensor hasta el gran mirador de la última planta, desconocido por muchos, que ofrece una increíble vista panorámica del Coliseo, el Monte Palatino e incluso de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Cruzamos la Piazza Venezia para dirigirnos hacia la Piazza Navona, la plaza barroca más bella de la ciudad, paseando por calles repletas de iglesias y parando a tomar algunas fotografías del imponente Panteón. El mayor atractivo son las tres fuentes que se sitúan en el centro: la Fontana dei Quattro Fiumi, la Fontana del Moro y la Fontana del Nettuno (Neptuno). Este, además, es un buen lugar donde parar a tomar algo y comer o cenar en alguno de sus restaurantes.

Cumplir con la tradición
El próximo destino en esta ruta para principiantes por Roma es la Fontana di Trevi, la más bonita de Roma y, por qué no, ¡del mundo entero! Sus orígenes se remontan al año 19 a.C., cuando constituía el final del acueducto Aqua Virgo, aunque su aspecto original data de 1762.

Después de maravillarte y emocionarte con su vista, no olvides lanzar tus monedas. ¿Sabes de dónde viene este mito? Nació con la película de 1954 “Tres monedas en la fuente”, en la que se decía que arrojar una moneda significa volver a Roma; dos monedas, encontrar el amor con un ciudadano de Italia; y, tres monedas, casarte con la persona que conociste. Para que funcione, además, tendrás que lanzar las monedas con la mano derecha sobre el hombro izquierdo. Así que tú decides cuántas monedas lanzar…

Los Museos Vaticanos y Sant’Angelo
En el Vaticano, el país más pequeño del mundo, todos los viajeros tienen una cita ineludible en su viaje a Roma. Los Museos Vaticanos merecen ser visitados durante, al menos, un día entero, para maravillarse con las colecciones más importantes del mundo. En su interior, además, se encuentra la impresionante Capilla Sixtina, que te dejará boquiabierto, con los famosos frescos de Miguel Ángel.

Junto a la Plaza de San Pedro del Vaticano, no olvides entrar al Castillo de Sant’Angelo, conocido como el Mausoleo de Adriano, desde donde se observa una incomparable vista de la Basílica de San Pedro.

About Rocio Agenjo

Debes estar registrado para escribir un post Login